lunes, 30 de marzo de 2009

¿Cómo aliviar la tortícolis?

Comúnmente llamamos tortícolis al espasmo o contracción de los músculos cervicales, es decir, aquellos que se encuentran a ambos lados de la columna cervical.
Este cuadro se produce por un estiramiento o contracción prolongada de los músculos del cuello, asociado con una mala postura al dormir o al trabajar, o por una situación de estrés prolongado o constante.
Conoce las alternativas para aliviar el dolor.

Pasos

1

Realiza movimientos suaves de estiramiento sin que se produzca dolor intenso.

2

Aplica calor local en la zona. Hazlo con una almohadilla eléctrica o friccionando la región con alguna pomada o barra de azufre, varias veces al día. También puedes aplicar una bolsa con agua caliente envuelta en una toalla durante 30 o 45 minutos y cambiarla cuando se enfríe. Luego intenta estirar suavemente los músculos.

3

Si no tienes contraindicaciones, toma un analgésico asociado a un relajante muscular. El diazepam, que es un fármaco (benzodiacepina) de la familia de los "sedantes", es un muy buen relajante muscular. Siempre deberá ser indicado por tu médico y lo conveniente será tomarlo antes de dormir, para evitar que interfiera durante el día.

4

Realiza sesiones de fisioterapia que incluyan masajes y ultrasonido.

5

El uso de un collar cervical dará descanso a los músculos disminuyendo el espasmo.


6

Consulta con tu médico para descartar si existiera alguna condición que lo haya producido. Él será quien decidirá si debes realizar radiografías de la columna cervical o algún otro estudio.

Importante

Si te encuentras trabajando mucho tiempo en una misma posición, como por ejemplo frente al ordenador, o estás sometido a situaciones estresantes, una forma de prevenir la tortícolis será la de realizar, varias veces en el día, ejercicios de relajación cervical:

  • Tómate 5 minutos para hacerlos.
  • Mírate al espejo y observa tus hombros, deben estar a igual altura. Si uno se encuentra más arriba que el otro, relájalo con rotaciones hacia delante y atrás.
  • Flexiona y extiende el cuello lentamente.
  • Gira la cabeza hacia un lado y el otro (mentón - hombro).
  • Lateraliza la cabeza hacia un lado y el otro (oreja - hombro).


Por Dra. Gabriela Pahissa, Equipo de Bien Simple
Médica Clínica
M.N. 73182

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada